Bienvenido

Universidad de las Artes, única de su tipo en la República de Cuba, fundada como Instituto Superior de Arte, en 1976.​

Actualidad

Cobertura actualizada de noticias sobre la Universidad de las Artes, ISA y el sector cultural en nuestro país.

¡Síganos en nuestras redes sociales!

Fotoreportaje

Zona ISA. Proyecto Artístico Pedagógico. 14 Bienal de La Habana

Dossier

Zona ISA. Proyecto Artístico Pedagógico
14 Bienal de La Habana

Del 30 de marzo al 30 de abril de 2022

 

Convocatorias vigentes

Infórmate acerca de nuestras principales convocatorias: ingreso, cursos de posgrados, maestrías, doctorado, cursos de extensión y más… de nuestra Universidad.

 

BIENALES EN EL ISA: UN GRAN RETO

Entrevista al artista visual cubano Carlos Aguilar Regueira
Por: M.Sc. Anabel Caraballo Fuentes. Historiadora del Arte y profesora de la Facultad de Artes Visuales, ISA

En el marco de la celebración de Zona ISA, proyecto artístico-pedagógico auspiciado por la Facultad de Artes Visuales de la Universidad de las Artes de Cuba en la 14 Bienal de La Habana, es un privilegio para el Comité Organizador de este evento en la Facultad poder intercambiar con el joven artista visual cubano, Carlos Aguilar Regueira. Este joven artífice, no solo ha participado como creador y gestor de Bienales en el ISA, sino que también ha liderado un proyecto como DISTRITO, una demarcación subjetiva, junto a sus estudiantes en esta institución académica. A sus vivencias, retos y en ocasiones frustraciones con las Bienales de La Habana en el ISA, nos estaremos acercando en este diálogo con Carlitos, como el claustro y estudiantado lo conocen.

Si me pudieras compartir tus experiencias en la organización como principal director del Comité Organizador de los proyectos artísticos-pedagógicos y expositivos Con lentes de contacto (2015) y unos años más tarde Indagar lo propio (2019), ambos eventos gestados desde la Facultad de Artes Visuales del ISA, en el marco de la 12 y 13 Bienal de La Habana, respectivamente.

Estoy muy agradecido por esta oportunidad que me ofreces de compartir mi corta experiencia en la Bienal de La Habana con ustedes mis amigos del ISA y con las nuevas generaciones que van emergiendo de este grandioso lugar donde estudié y trabajé, y con el que aún me siento súper identificado.

Mis experiencias con las Bienales en el ISA han sido geniales, pero a su vez un poco frustrantes. He tenido el privilegio de participar como estudiante y profesor, y de una manera u otra, he sido partícipe de muchos sentimientos encontrados.

La Bienal es el evento más esperado por todos en el ISA. Soy testigo de que en las aulas, y a nivel interno los profesores y los alumnos desde el primer día en los Talleres de Creación Artística -popularmente conocidos como la Crítica– ya se empieza a hablar de la Bienal y de pensar en los proyectos que se presentarán por la Facultad, tanto los personales como los colectivos. Estudiantes y profesores se sumergen por completo en la preparación de sus proyectos para poder participar en la mayor cantidad de exposiciones posibles y así visibilizar todo el trabajo realizado en el periodo previo al evento.

En el año 2015, organizamos el proyecto curatorial Con lentes de contacto para la 12 Bienal de La Habana. Aquí, yo solo no fui el creador y organizador del proyecto, al contrario, fuimos varios los implicados en su concepción. El equipo estuvo formado por Fidel Yordan Castro, Pavel Méndez, Héctor Remedios, Marilyn Payrol y Viviana Ramos. En esta 12 Bienal, lanzamos el Tabloide Con Lentes de contacto, el cual fue una experiencia muy interesante.

Con Lentes de Contacto (2015). 12 Bienal de La Habana

En el 2019, en la 13 Bienal concebimos juntos Indagar lo propio, en esta ocasión solo formé parte del equipo curatorial junto a los demás profesores: Iván Basulto, Ruslán Torres, Duniesky Martín, Ossain Raggi, Anabel Caraballo, Jorge Braulio Rodríguez, entre otros. 

Indagar lo propio. 13 Bienal de La Habana

 

En la 12 Bienal de La Habana (2015), recuerdo que Jorge Braulio -quien era decano de la Facultad en aquel momento-, me pidió si podíamos asumir la preparación de la Bienal en la Facultad y redactar el proyecto curatorial. Pensé que era una locura, ya que fue muy próximo a la fecha de inauguración del evento, si mal no recuerdo exactamente dos meses antes. Esto es uno de los elementos que me desencantan de la preparación de la Bienal en el ISA. Actualmente, no sé qué está sucediendo con la gestión de esta 14 Bienal de La Habana en el ISA, pero en aquel entonces no había una planificación pensada para que todos los preparativos previos a las bienales se coordinaran con mucho tiempo de antelación.

Me refiero más bien a la organización como institución. El ISA todos los años organiza un grupo de eventos y actividades, no solo para la Facultad de Artes Visuales, sino para todas, pero en el caso de la Bienal siempre coincidía con el Festival de las Artes, en el cual también participan nuestros estudiantes. Casi siempre el Festival se realizaba en mayo-junio si mal no recuerdo, y la Bienal en abril-mayo. De esta manera la universidad siempre dirigía toda la energía y presupuesto al Festival de las Artes, por ser el evento más grande del ISA, debido a que involucra a todas las facultades, de ahí que absorbía una enorme cantidad de tiempo y recurso, que cuando llegaba el momento de dirigir las fuerzas y las energías hacia la Bienal, ya básicamente todo se agotaba para poder prepararla de la mejor manera posible.

También como traba institucional puedo decir que nos afectaba muchísimo la total dependencia de las decisiones y aprobaciones por parte de la rectoría de la Universidad. O sea, la Facultad de Artes Visuales no posee independencia para actuar libremente en la toma de decisiones en cuanto a la organización del evento. Cada paso que queríamos dar había que preparar informes y presentaciones para exponerlas al decanato de la Facultad y luego a la rectoría de la universidad, así como a la comisión creada para la Bienal de La Habana en el ISA. Esto es extremadamente estresante, porque para avanzar un paso había que esperar demasiado tiempo.

Por otra parte, la gestión realizada por los profesores para propiciar intercambios con otras universidades era todo un desafío. La cantidad de filtros por los que tenía que pasar el proyecto y la demora de una respuesta de apoyo y aprobación por parte de la universidad eran extremadamente incalculables. Al final quizás lo puedas lograr, pero el estrés al cual te sometes es infinito.

Luego viene la frustración mayor: la negativa a que la gran mayoría del público nacional y extranjero pueda acceder libremente a los talleres y espacios de exhibición donde se muestran las obras realizadas por los estudiantes y claustro de esta institución académica. Muchas veces percibimos la aberración de no permitir el acceso a ómnibus completos de delegaciones con visitantes y abandonar la universidad sin ni siquiera poder observar los proyectos. Estás visitas tenían que estar estrictamente planificadas con anterioridad, para que estás personas -en especial extranjeros- pudieran disfrutar de la muestra preparada para la Bienal en nuestra universidad. Muchas visitas de colegas de los profesores y estudiantes tenían que pelearse literalmente para poder conseguir un permiso de acceso a la institución. Viví está experiencia varias veces.

Resumiendo, creo que el mayor reto es realizar un proyecto curatorial para la Bienal que sea coherente en su totalidad, ya sea a nivel conceptual y artístico, y que se respete la diversidad de ideas que podemos encontrar en el ISA en cuanto a la concepción de una práctica artística nacida de la investigación, la experiencia y la sensibilidad humana; organizar de alguna manera un evento en el que sea palpable un trabajo curatorial orgánico, sin desconocer lo plural y tratar de vencer de manera diaria el mayor obstáculo: la burocracia institucional.

En resumen, creo de manera categórica que al colectivo de trabajo encargado de organizar este evento en el ISA se tiene que prepararse desde un punto de vista psicológico para un sin número de situaciones a la cual deberá enfrentarse, y que realmente lo único que hacen es entorpecer la creación y preparación de forma natural y orgánica de una Bienal de arte en esta sede universitaria.

¿Qué relevancia presenta para ti como artista y docente participar en la Bienal de La Habana?

En una Bienal se disfruta mucho cuando participas como artista. Es el momento más esperado por todos. Allí se dan cita muchos creadores, por lo cual es un momento excelente para hacer contactos y tejer lazos de colaboración para futuros proyectos artísticos. Es de vital importancia porque es el momento propicio para que muchos otros artistas conozcan tu obra, y a su vez te ofrece la posibilidad de que diversas instituciones y agentes del campo artístico te ayuden a potenciar otros caminos posibles en tu carrera profesional como artista visual. Además, como docente te involucras en un proyecto tan grande, en el cual debes organizar y colaborar con estudiantes con tantos niveles de implicación y experiencias compartidas que terminas siendo parte de ellos en todo este proceso de concepción y gestión. También es el momento de apreciar lo que están haciendo tus colegas cubanos más contemporáneos contigo y los de las promociones de años anteriores, así como actualizarnos sobre el panorama artístico internacional.

Hemos podido disfrutar en el ISA de obras de Hermann Nitsch (Viena, 1938) artista, pintor, escritor y compositor, quien es considerado uno de los precursores del accionismo vienés. También pudimos compartir con Marina Abramović (Belgrado, Yugoslavia; 30 de noviembre de 1946), artista serbia dedicada al arte del performance que inició su carrera a comienzos de los años 1970.

Estuvo dando talleres, Gabriel Orozco (Xalapa, Veracruz, 7 de abril de 1962) posiblemente uno de los artistas contemporáneos mexicanos más importantes de este país. En fin, indiscutiblemente este evento trae consigo mucha experiencia positiva y grandes oportunidades para los artistas tanto locales como extranjeros. Y en ese sentido las experiencias de las Bienales son incomparables. En mi caso ha sido una experiencia inolvidable tanto como artista que participa en la Bienal y como gestor de este evento desde el ISA.

Desde tu experiencia como artista visual, y como gestor de proyectos expositivos para la Bienal de La Habana, ¿qué consideras que debiera potenciarse o mejorarse en las futuras bienales?

Creo que en vez de potenciar, pienso que se debería construir un proyecto entre Bienales que se dedique a recopilar y exponer las mejores propuestas presentadas en las Bienales de La Habana de los últimos años. En sí, se trataría de un trabajo post bienal, el cual perfectamente pudiera nacer del propio Departamento de Estudios Teóricos sobre Artes Visuales de la Facultad. Estoy pensando, algo así como un libro que sea publicado por la misma editorial Cúpulas de la Universidad. Básicamente, proponer un proyecto que surja del trabajo de investigación colectivo sobre la Bienal de La Habana en el ISA, y que funcione como una memoria histórica del evento. Esos trabajos se podrían exponer en la próxima Bienal como parte de las propuestas del Evento Teórico que se organiza por la Facultad para cada edición de la Bienal. De igual modo, se pudiera también organizar con esa investigación distintas presentaciones de la participación del ISA en las Bienales de La Habana tanto en eventos nacionales como internacionales. A su vez, todo este material constituiría un material bibliográfico y didáctico de gran relevancia para las más jóvenes generaciones que ingresan y egresan del ISA. De lo que se trata es de estar conectados de una manera mucho más cercana y emotiva con ese espectacular lugar donde estudian y conviven a diario. Esta idea la dejé en el tintero antes de salir del ISA y había comenzado a hacer algunas gestiones al respecto. Espero que en algún momento no tan lejano se puedan hacer realidad.