Por: Rey A. Pascual, estudiante Facultad de Teatro

Justo en los albores del 2019 la Universidad de las Artes se viste de gala para homenajear a un grupo de docentes que, con su entera dedicación a la enseñanza de las artes, hacen posible que quienes egresan de este centro docente, lo hagan con la mayor preparación y entrega. La Medalla Conmemorativa José Tey, la Orden Frank País y la Distinción por la Cultura Nacional, fueron los lauros entregados a quienes han alcanzado méritos extraordinarios contribuyendo al desarrollo de la educación de manera relevante. Y si de gala estamos hablando, la primera intervención cultural de la tarde también tiene rasgos laureados: la obra Tres escenas rítmicas, interpretado por el Dúo de Violines Díaz Alberteri, integrado por los estudiantes Mónica Martínez y José Luis Rubio, quienes alcanzaron el Primer Premio del Concurso de Música de Cámara de la UNEAC. Fueron entregados también los premios a los mejores trabajos de Doctorado, Maestría y de Pregrado, como un justísimo reconocimiento a la superación de nuestros docentes. Otros también premiados llegaron al escenario, pues el Cuarteto de Saxofones Todo Incluido, hizo mover los pies de todos los presentes con las melodías de la obra Popurrí Cubano, con arreglos de Jorge Daniel Ruiz.

Si como dijera nuestro Apóstol José Martí: Honrar, honra; no hay nada mejor para comenzar un 2019 que promete traer muchas más celebraciones, que glorificar a quienes hacen cada día que la enseñanza en la Universidad de las Artes mantenga un nivel elevado, pues como alguien me dijera una vez, más que alumnos y maestros, aquí hay compañeros de profesión, de vida, de sueños.