Por: Rey Pascual

#más_que_palabras no es solo un eslogan. Es un reto y una obligada tarea en nuestros tiempos. Y su verdadero significado, más allá de los pulgares arriba y las veces compartido, está en crear y mantenerse creando cada día, el arte que nos define, que nos diferencia, que nos hace únicos, pero que también nos unifica en un movimiento, en un motor que no detendrá sus revoluciones y, hace y produce y muestra, el arte que hacemos los jóvenes para/con/desde nuestro pueblo.

Como cada año la Jornada de la Cultura Cubana, llega en el mes de octubre y nuestra casa, la Universidad de las Artes (ISA), en este 2018, también se suma, manteniendo el espíritu de años anteriores, a esta gran fiesta nacional. En este 2018, el trabajo en las comunidades, será la premisa fundamental de las acciones que nuestros alumnos y profesores, desarrollarán durante más de cinco días.

Varias comunidades acogerán las presentaciones de los jóvenes creadores del ISA. En el municipio Playa: las comunidades de Santa Fé, Jaimanitas, Baracoa y Romerillo. Mientras que Centro Habana acaparará el resto de las actividades. Para nuestra casa de altos estudios esta jornada es el momento idóneo para dar continuidad a un amplio programa de actividades que comenzaron en la edición del 2017, cuando se recorrieron varias de las zonas afectadas por el huracán Irma en el municipio Habana del Este.

Para este año varios serán los talleres que impartirán docentes y educandos de nuestro centro, mientras los conciertos, exposiciones y presentaciones escénicas llenarán los espacios de las comunidades con un objetivo primordial: llegar a todos los públicos.

El plato fuerte de esta jornada serán las acciones dedicadas al 3er Congreso de la Asociación Hermanos Saíz (AHS), en las que se integrarán los delegados al cónclave y otros jóvenes creadores de la universidad.

En estos tiempos en que la tecnología se abre paso y es evidente como va suplantando la interacción física de las personas. En estos tiempos en que cada vez es más común escribir 160 caracteres de un sms o hacer click en el botón me gusta, o esperar por el disco duro con un “paquete” nos traiga lo último de lo último sin salir de la cama. En estos tiempos en que leer, escuchar de buena música en vivo, o ver una obra de teatro, son pasatiempos cada vez menos seguidos, resulta imprescindible que nuestro arte llegue a las comunidades. Más que una tarea es una necesidad el sacar de los acostumbrados circuitos la producción de nuestros creadores. La bienvenida está dada