Queridos profesores y estudiantes:

Nosotros pertenecemos a la primera promoción de graduados del ISA, hoy nuestra Universidad de las Artes, fundado en 1976 y que en 2021 arribará a su cumpleaños N° 45.

Hoy, dentro de una inesperada pandemia celebramos la graduación N° 39 en esta institución. Los que hemos sido alumnos fundadores y maestros, nos llenamos de regocijo cada vez que vemos un grupo de jóvenes egresados de nuestras aulas, listos para comenzar un nuevo camino dentro de la Cultura Nacional.

Este momento, me trae muchos recuerdos dentro de este recinto donde, por diferentes motivos se nos ha pedido hacer uso de la palabra y creo que el más importante de todos fue aquel que, después de haber fundado la Licenciatura del Tres y el Laúd, la entonces Rectora del ISA, la Dra. Ana María González Mafud, con motivo de la inauguración de la Cátedra de Repentismo recién creada en nuestro Centro, me pidió decir las palabras centrales. Como habían invitado a los mejores poetas repentistas del ámbito cultural y porque contábamos con la presencia del Comandante en Jefe Fidel Castro, el más grande Maestro de la Historia moderna, no solo en Cuba, sino a nivel mundial, que fue el creador de la más grande obra de arte: la Revolución Cubana. Él, quiso venir a tan singular acontecimiento,  y yo motivado por la presencia ese día en el salón de tantos cultivadores de la décima improvisada, había preparado un discurso con mis mejores ideas al respecto, pero en décimas, en palabras rimadas dentro de la estructura perfecta de la Espinela, gracias a mi descendencia guajira de poetas y decimistas. Al terminar, Fidel me llamó aparte y me dijo que había quedado muy impresionado por escuchar tales ideas expresadas en la forma rimada de la décima porque a él siempre le hubiese gustado tener ese Don de los decimistas improvisadores para expresar sus ideas en versos!!!! Nótese en esta anécdota muy desconocida para todos, los valores que él le concedía a la poesía y al arte literario en especial.

Otro momento que guardo en mis mejores recuerdos es el día en que el entonces Rector del ISA, el Dr. Mario Rodríguez Alemán, solicitó mis palabras para el acto por los sesenta años del Maestro Isaac Nicola, nuestro profesor desde el principio hasta el Nivel Superior, considerado Maestro de maestros y maestro de Leo Brouwer en especial. Dijo Heródoto, uno de los grandes filósofos de la antigua Grecia: “La gratitud es la primera y más grande de todas las virtudes porque de ella dependen todas las demás”, es decir cuando no somos agradecidos, nos falta la médula del amor humano. He traído esta idea hoy aquí, porque cuando hicimos la apología de la trayectoria del Maestro Nicola, estábamos poniendo el paradigma más noble que tuvo nuestra generación de guitarristas y queremos hoy situar ante los nuevos graduados, la primera cualidad que debe tener un ser humano cuando asume el nuevo mundo profesional: tributar gratitud a todos los maestros, a esta Universidad donde se hizo posible el hecho de convertirse en un artista profesional, en un intelectual revolucionario  integrante del ejército de los agradecidos. Dentro de los que hoy reciben su título, tenemos alumnos de diferentes  especialidades.

Cuando hablamos de gratitud, no solo nos referimos a los maestros, sino al privilegio histórico de haber nacido en este país dentro  del Sistema político, económico y social que hizo posible la creación de esta Universidad de las Artes cuyos estudios en otros países resultan muy costosos pero que recibimos gratuitamente y que esto ha sido posible gracias a la voluntad política que echó a andar desde la Revolución cuando en los primeros días del triunfo Fidel pasó por este Reparto Cubanacán y pronunció las palabras mágicas: “Aquí va la Escuela de Arte”….

Y nació la ENA, después el ISA, todo el Sistema Nacional de la Enseñanza Artística y  todos los sistemas educativos, científicos, deportivos de nuestra sociedad.

Potencialmente en este sueño estábamos todos nosotros, estaba nuestro futuro, la realización de nuestras más nobles esperanzas de desarrollarnos como artistas e intelectuales de la Nueva Era que nacía para Cuba.

De entonces acá en este mismo salón cuantos conciertos, defensas de maestrías, de doctorados, cuanto ha crecido nuestra juventud, esa que lleva hoy las riendas de nuestra cultura y representa la vanguardia artística de nuestro país.

¡FELICIDADES GRADUADOS!!! HOY NO CONCLUYE MÁS QUE UN PASO DE LA CARRERA QUE LES ESPERA EN LA VIDA.

DIGAMOS COMO FIDEL EN 1959: “LA REVOLUCIÓN EMPIEZA AHORA”.

Muchas gracias.

Efraín Amador Piñero

Jueves, 3 de diciembre de 2020