Blurred-Lines

El 28 de marzo de 2015 el proyecto se abrió a la escena contemporánea cubana con los diseños realizados.
El proyecto tiene como finalidad la búsqueda de una funcionalidad teatral. El concepto trabajado propone un tipo de vestuario no solo visto como atuendo, como cobertura del cuerpo, sino como una suerte de fragmento de personaje, válido en sí mismo, capaz de fusionarse de manera orgánica y ergonómica con el cuerpo del actor para completar la idea de un personaje todo. A partir de este principio se crea una relación armónica actor – vestuario – personaje. Es en dicha relación y no en la disposición de elementos aislados donde estos vestuarios son capaces de completar su sentido y evocar una lectura de significados a partir del vínculo de significantes.
Por otra parte, el jugar con un cambio de dispositivo, el sacarlos de su escena habitual hacia un nuevo soporte propicia que puedan ser funcionales no sólo desde el estricto marco del teatro, no sólo como respuesta a una partitura escénica, sino desde su sentido de teatralidad.
De esta manera se descontextualiza la historia viendo el vestuario desde un concepto dual. Capaz de generar un cambio morfológico para cobrar un nuevo sentido, se reutilizan materiales que no han sido concebidos para vestimenta en búsqueda de darle una nueva función o la carga conceptual inherente al material mismo.