«La Federación Estudiantil Universitaria (FEU) ha tenido un crecimiento extraordinario ante los desafíos impuestos», aseguró Olga Lidia Tapia Iglesias, miembro del secretariado del Comité Central del Partido, al intervenir en la jornada final del Consejo Nacional de la organización, que concluyó este viernes y transcurrió por videoconferencia atemperado a las condiciones epidemiológicas que vive el país.

Igualmente, la dirigente partidista dijo ver con orgullo cómo los estudiantes universitarios han adquirido poder de convocatoria, capacidad movilizativa, organizativa, y cómo han funcionado. «Ello es muestra del alto compromiso, el deber y la responsabilidad que tiene la juventud patriota de este tiempo», destacó.

Precisamente, la sesión plenaria del órgano de análisis y toma de decisiones de la FEU comenzó con un reconocimiento a quienes se sumaron a tareas de impacto social para enfrentar a la COVID-19 a su entrada a la nación, y a los que actualmente participan y se entregan con amor en el combate diario a la enfermedad.

José Ángel Fernández Castañeda, presidente de la FEU, resumió las jornadas previas de debate en cinco comisiones de trabajo y en los encuentros con organismos formadores; en los que se revisitaron temas como la articulación del funcionamiento de la brigada, la continuidad de la tarea Educando por amor, y se esclarecieron inquietudes en relación comienzo del curso escolar 2021.

Varias voces se escucharon durante el encuentro y una fue la de Doraine Linares Jiménez, presidenta de la FEU en la Universidad de Camagüey, quien destacó cómo los estudiantes han puesto en este período retador, sus conocimientos y habilidades al servicio del pueblo. «Esto que hemos hecho marca un precedente importante, debemos escribirlo, contarlo, socializar las experiencias».

La dirigente estudiantil enfatizó, además, en la necesidad de seguir acercando las empresas a los futuros profesionales, y aplicar la ciencia, tecnología e innovación de las academias para el despegue de la producción autóctona de alimentos.

Por su parte, Andrés Carvajal Elena, presidente de la FEU en la Universidad Tecnológica de La Habana José Antonio Echeverría, dijo que «todo lo hecho por la FEU para contener la pandemia e impulsar la economía del país, evidencia su progresión y nos ubica como parte activa de la obra social que edifica nuestro pueblo junto a su Partido».

Sobre la necesidad de desterrar la apatía, y generar una mayor inserción de la obra creadora de los jóvenes artistas en el avance del proyecto socialista cubano, comentó Danger González, al frente de la organización estudiantil en la Universidad de las Artes. «Debemos potenciar los espacios de construcción artística y fomentar una cultura apegada a las esencias de la cubanía.

«Además, vincular a nuestros estudiantes al trabajo con las comunidades vulnerables, lograr que los proyectos tributen al tratamiento y reflejo de temas de interés diverso y urgente para la sociedad, y explicar y debatir cuanto sea necesario la política cultural de la Revolución; de la que debemos ser abanderados todos los representantes del arte genuino nacional».

Juan Carlos Blanco, por la Universidad de Ciencias Médicas de Camagüey, ponderó a la comunicación social como una herramienta valiosa para escuchar las inquietudes e insatisfacciones de los universitarios, darles respuesta; y sumarlos en la participación y elaboración mancomunada de las políticas estudiantiles, todo lo cual conducirá a mayor legitimidad en las decisiones que se tomen desde la FEU.

Al intercambiar con los dirigentes estudiantiles, Diosvany Acosta Abrahante, primer secretario del Comité Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas, aseguró que la sensibilidad humana que desborda a los universitarios se ha visto en esta etapa intensa de voluntariado, a partir de que han sido útiles, han aportado a la salud de la gente y a la mejora del país, han sentido por el otro, y han ensalzado los valores de nuestra juventud.

También, resaltó el aporte concreto que está dando la FEU en el impulso a la Estrategia Económica y Social del país, en la implementación de la Tarea Ordenamiento, así como el amparo a los más vulnerables, entre los que se incluyen los beneficiarios del Servicio de Atención a la Familia. «Lo que ustedes han hecho —y están haciendo es lo que debe distinguir a un revolucionario».

Tomado de Juventud  Rebelde 

La Habana,  26 de enero de 2021