Por: David Rey Padilla

Las tardes en la pérgola del Pabellón Cuba, plagadas de trova y canciones se han convertido en un punto de encuentro de amistades, de historias. De buena música. Hoy nos acercamos al trovador santaclareño Roly Berrío que nos deja sus impresiones luego de su experiencia en el Festival de las Artes.

¿Cómo te sientes luego de presentarte en el Festival de las Artes?

Bueno es un privilegio. Primero quiero agradecer a Sandra y a Sofía que me hicieron la invitación. Esto es en parte un sueño. Un sueño inconcluso que tengo desde hace tiempo. Desde cuando hice los exámenes para ingresar en la universidad, pero no logré entrar. Siempre es gratificante llegar aquí, que te inviten y encontrarte con tanta gente que conoce tu música. Es un privilegio.

¿Con qué sueña Roly Berrio?

Mi sueño está muy cercano. Próximamente estaré grabando mi segundo trabajo en solitario. Será en vivo, en la ciudad de Santa Clara, en el mejunje de Silverio. Contaré con la producción musical de ese grándisimo compositor cubano que es Alain Pérez. Además de la participación de excelentes músicos y amigos que me acompañarán en ese recorrido.

¿Cómo se concibe Roly Berrio?

Bueno, trato de concebirme de manera distinta todos los días. De adaptarme a lo cotidiano. Siempre con las ventanas abiertas para las aves migratorias, la puerta abierta para los amigos de aquí y de allá y la mesa llena, siempre llena de amor.