El primer gesto humano es el abrazo. Es la primera forma de medicina y protección que se inventó en el mundo. El abrazo es una de las necesidades humanas más importantes en nuestra interacción con los demás. Palabra abrazo, estrechar entre los brazos del verbo transitivo=rodear, estrechar, ceñir con los brazos. Muestra de amor o saludo, que se lleva a cabo con los brazos apretando o constriñendo con fuerza y duración variables. Generalmente, el abrazo indica afecto hacia la persona que lo recibe, aunque, según el contexto, puede tener un significado más parecido a la condolencia o al consuelo. Es una manera de aliviar nuestros miedos, dudas, frío, nerviosismo, sentirnos reconfortados, acompañados.

Un abrazo imaginario, un abrazo a distancia, un abrazo de mariposa o un abrazo virtual se hacen necesarios con el objetivo de unificar nuestro cuerpo y nuestra mente experimentando nuevas alternativas de expresión más que corporales emocionales, favoreciendo su emergencia dentro de un marco de pandemia donde nuestros mayores traumas son el aislamiento y el distanciamiento haciendo necesario convertir este gesto que demuestra pasión, cariño en un mensaje de amor audible solo para el alma. El abrazo tiene un poder emocional capaz de disipar las emociones negativas, abrazar es un instinto universal, una respuesta natural a los sentimientos de afecto, compasión, necesidad y alegría. Es una herramienta que debe ser utilizada según estudios científicos para la estimulación, curación, la depresión y la ansiedad.

En estos momentos no es fácil encontrar el punto álgido en el que sentirnos felices en medio de esas dificultades que de vez en cuando llaman a nuestra puerta sin preaviso es por eso que debemos saber que este concepto de abrazo tiene en realidad varias vías y capas psicológicas y aún en este océano de tempestades, es posible conectar con esos sentimientos que nos trasmite. Se trataría por tanto de ajustar nuestro enfoque y de tomar conciencia de ciertos aspectos de nuestra existencia. Con la necesidad de recordar a personas, momentos, ocasiones privativas sin límite de tiempo anulando todas las distracciones cercanas y las prisas en lugar de abrazos corporales pensemos en nuevas maneras de trasmitir un mensaje de reconocimiento mediante la visualización mental imaginaria (preferiblemente cerrando los ojos) esto es sin duda una forma reconfortante de trasladar una energía ampliando nuestro bienestar emocional, abrigándonos el corazón.

Hoy los invito a creer en un mundo donde seamos recordados por la facilidad y calidez de un abrazo a distancia. Hoy les envío un abrazo, sí, a ustedes que están luchando en tiempos verdaderamente difíciles, a ustedes que sonríen por fuera con el alma rota un abrazo cargado de las mejores vibras y de mucha paz, esa que tanto necesitamos y pronto llegará.

Irina Pérez Castillo

Departamento Bienestar Universitario

La Habana, 21 de enero de 2021