Al paso de un «un, dos, tres», se cantó y se bailó para ISA la historia del tango contada y cantada por un actor. Esta intervención teatral/musical contó con la participación de una Orquesta de Cámara de los estudiantes de la Facultad de Música y amigos invitados, en la talentosa ejecución de versiones contemporáneas de los grandes éxitos del género argentino. Así mismo bailarines de la Facultad de Arte Danzario, como atrapados por las canciones, hicieron gala también de cualidades, en coreografías que cautivaron al público asistente.

Bajo la dirección y conducción de Brian Julio Pérewz Navarro, estudiante del Segundo Año de Arte Teatral, en el perfil de Actuación, el Café Ciudad Maravilla vivió un desfile de energéticas canciones, en lo que fue solo una muestra de un gran concierto-teatro que los intérpretes preparan. Nada mejor, para revitalizar un género que en nuestro país tiene, por doquier, miles de seguidores.